El himno de la banlieue: Cuando el rap y los movimientos sociales van a la par.

Haz clic aquí para encontrar el artículo original, escrito por Théo de la página web dedicada a músicas urbanas Reaphit.

12914771_10205858161434455_1990238698_o

Un manifestante vestido de negro hace el gesto del rapero marsellés JuL mientras sujeta una bengala en medio de una barricada

« Es el himno de nuestra rabia, de nuestras manis, de nuestras barricadas, de la vida man, del mundo tío, ¡grítalo bien fuerte, ten cuidado con el gas lacrimógeno!»

Reversión del Hymne de nos campagnes.

 

 

El hymne de nos campagnes (el himno del campo) de Tryo parece haber sido remplazado por el himno de los barrios. Tryo ya no está. Bérurier Noir tampoco. (T)Raperos gangstas como PNL, SCH, Booba, Jul y tantos otros les han destronado. La brutalidad se ha impuesto frente a lo bucólico, lo crudo frente a lo ligero, la dureza frente a la ociosidad, la violencia frente a lo pacífico. En resumen, el rap y todo lo que tiene de duro y auténtico frente a la canción francesa hipócritamente idílica. Esta juventud que desde hace unas semanas ha tomado las calles definitivamente se ha identificado con aquellxs que rapean sobre ésta. Tanto el humo de los petas como el humo de las bengalas se mezclan en un movimiento social que ha escogido su banda sonora.

Miércoles 9 de marzo, el cielo está negro, pero contrariamente a Booba, los estudiantes universitarios y de bachillerato que se patean las calles no van a « pedirle a Bolloré colorearlo » (1). En cambio, aquí y allá los altavoces portátiles han ocupado el lugar de las guitarras, y las rimas del Duque (otro de los nombres por los que se conoce a Booba) remplazan a las canciones de Tryo. Ciao Bella, les partisanes de este movimiento social reinventan los códigos obsoletos y se apropian de la reivindicación, su reivindicación. Enmedio de las habituales pancartas con eslóganes desfasados y poco sexys, les estudiantes de bachillerato del MILI (Mouvement Inter Luttes Indépendant) se desmarcan y tal y como dice SCH en A7, denuncian que «Levantarse para ganar 1200 es insultante» (2). La foto de su pancarta da la vuelta por todas las redes sociales, y es más, el propio SCH la comparte y les desea mucha fuerza a sus protagonistas. La maquinaria se empieza a mover, la guerra comienza, no solo la de las calles sino también la de la creatividad. El movimiento contra la reforma laboral francesa será en forma de rap o no será.

Las manifestaciones, barricadas y ocupaciones se suceden con un subidón de rabia palpable y con un eco más hip-hop que nunca. Las pancartas y slogans con referencias a temas de rap se han multiplicado: Frases de Booba como «Mi pregunta favorita: ¿Qué voy a hacer con toda esa pasta?» (3) o «El cielo sabe que sangramos tras nuestros pasamontañas, ¿cómo no ser pitbulls cuando los maderos son unos perros?» (4), otras afirman, como Maître Gims (Sexion D’Assaut) en Sapés Comme Jamais, que «Esta ley la vamos a socavar como nunca». Un manifestante vestido de negro hace el gesto del rapero marsellés JuL mientras sujeta su bengala y las llamas de las antorchas de la SNCF se pierden en el horizonte. Y finalmente, el título del tema más conocido del grupo PNL, Le Monde Ou Rien (El mundo o nada) se convierte emblemático para este movimiento.

Paradójicamente, los raperos que han escogido están todos despolitizados. Es más, son los primeros en desarrollar un imaginario capitalista, bien en sus videoclips bien en sus temas. Pero, es precisamente en esta idea de un imaginario fantasma de un capitalismo ‘seductor’ donde podemos encontrar la respuesta a este afán.  En contraste con una realidad totalmente diferente, ocurre un espejismo, una quimera que se desea pero que parece un idilio lejano e inaccesible… Porque es mentira. Más allá de la búsqueda de estética, de inovación o incluso de un potencial mediático, este enlace, o mejor, este homenaje al rap en su rasgo contestatario es síntoma de una única ambición: Unir a la juventud con falta de referentes y comenzar una batalla contra el Estado. Este hecho se puede constatar en que desde hace años, ningún movimiento había encontrado su banda sonora, ni su identidad musical para así crear una unidad, federándose y gritando. Así que allí donde esté, Fabe (Scred Connexion) podría estar orgulloso y seguir gritando que « La vida es una mani, Francia un cristal y yo una pedrada» (3) porque sus letras ilustran a día de hoy totalmente el estado mental de aquelles que se están peleando las calles.

reaphit-slogans2

Más allá de que la juventud se vuelva a apropiar de los movimientos sociales gracias al rap, hay otro elemento a detectar: La toma de conciencia de una realidad común, de una precarización ensordecedora en toda la población, la cual tiene la misma experiencia que señala al paro: «Quería un contrato fijo, Hollande me dijo lalalá»… Uá, uá, uá. (4)

Ya son lejanos esos tiempos donde ciertas personas podían decirse contra este tipo de reivindicaciones, definirlas como paradójicas, gritar que eso es apropiación cultural pequeño-burguesa de un arte urbano directamente salido de la banlieue, levantarse contra esta unidad naciente depasa los clichés que desde hace mucho habían permanecido inmóviles. Este entusiasmo por las letras de raperos que describen situaciones cotidianas, ambiciones abortadas y vidas en perdición, es característico de una juventud que ha sido abandonada a su libre albedrío. Cada cual ve su futuro amenazado, cuando no liquidado. La juventud, forzada a hacer concesiones, nunca pide nada a cambio. Por otro lado, limitar el análisis de esta « rapización » a una apropiación cultural estética o identitaria sería reductor, porque esta rapización revela un destino cada vez más común. Las trayectorias de cada cual cada vez se parecen más, el crecimiento de la dificultad a encontrar trabajo y de verse conducide a una sucesión de pequeños trabajos, prácticas no pagadas, y cúmulo de misiones como interino antes de verse conducides al paro.

Mientras que este esquema económico ha estado durante mucho tiempo reservado a zonas geográficas social y políticamente ghettoizadas , a día de hoy se ha extendido, democratizado y contaminado a una gran parte de la juventud. Es por eso que este esquema encuentra a día de hoy un eco muy pertinente en un rap que se quiere contestatario y subversivo en su sustrato impertinente. Esta asimilación cultural espontánea en un espacio tan codificado quiere, consciente o inconscientemente, ilustrar un malestar generalizado. Detrás de las pancartas y la constante búsqueda de punchlines  asimilables al movimiento ponen de pie a toda la juventud unida por una misma pasión e, intrínsecamente, una misma situación.

El día anterior a la movilización del 17 de marzo, un manifiesto escrito por un misterioso Comité De Acción es publicado en LundiMatin, es rebotado por las redes sociales por mucha gente de estos movimientos, circula de forma masiva. Este manifiesto tiene un nombre, un nombre que no sólo es para recordar el éxito que ha tenido el rap este año, este nombre también quiere hacer prueba de una determinación total: Le Monde Ou Rien. De PNL (grupo del cual Cryptamag ya hizo un artículo)  a les anarquistas insurreccionales o autónomxs, la frase es la misma, y así mismo «joderlo todo se convierte en algo vital» (5)

12814404_1548411788784469_4058596811176918458_n

Así pues, el rap se invita a sí mismo incluso en los textos y ensayos políticos ligados a estos movimientos. El simbolismo es tan fuerte como el mensaje, y es testimonio de una necesidad común, salir del impass en el cual los poderosos han jodido al pueblo de todas las formas posibles. Así que si el Comité d’Action declara que «no hay una ley que sea un problema, es toda la sociedad la que está en la ruina» (6).  PNL responde, cómplice que «Por encima de esas leyes pa que caigamos, ese código penal rancio, que le jodan al finde que le jodan a la semana, sólo espero ver adónde me lleva esta vocecita…» (7). Esta vocecita ha dicho muajajajá en favor de estos eventos contestatarios, y esta vocecita no se cansa, al contrario. Es la vocecita de lxs rappers, de lxs banlieuesards, de lxs jóvenes precarixs, de estudiantes inquietxs, todes unides en su voluntad de cambio. Y esta voluntad transciende los supuestos clichés, como pone de manifiesto una vez más una pancarta vista en una manifestación: «De Zyed a Rémi, desarmemos a la policía» (8)

Frente al crecimiento y radicalización de la contestación política, la represión que la acompaña es trasladada semánticamente. Ésta ya no está solo en las barriadas periféricas pero también en los grandes boulevards parisinos, de las calles de Rennes, o del casco urbano de Nantes. La violencia de Estado está en todos lados, y frente a ella la gente se organiza y luchan en un frente común. Así que cuando NOS (pseudónimo de Tarik, del grupo PNL) entona «sólo hay currillos que no valen una mierda, que valen menos que el honor de los antidisturbios » (9son millones las voces de la revuelta que le responden «Tout le monde déteste la Police». Las fuerzas del orden, brazo armado de un aparato estatal desautorizado por estas dos mismas entidades, son vencidas en esta lucha. Mientras que PNL con una metáfora un tanto cocainómana asegura «Presidente, en el hall vi a mi cliente votando en blanco» (10) mientras que la calle reclama la dimisión de los poderosos y deja de votar. No por pérdida de convicción, sino por una falta de fe en una clase política arcaica y alejada de la realidad de les de abajo.

En el fondo, bien en el plano económico, político o anti-represivo, las aspiraciones de esta juventud en revuelta son las mismas que las que se expresan en el rap mediante punchlines con una verdad cruda y con una eficacia que los poderosos temen. Finalmente podríamos (quizás se nos vaya un poco la pelota) interpretar el saqueo de la tienda Lacoste de Rennes como un homenaje a Ärsenik, que fue quien popularizó la marca del cocodrilo en las banlieues del estado francés… En todo caso, una cosa queda clara, y es que la juventud a través de estos movimientos contra la reforma laboral e identificándose con el rap quiere también Le Monde Chico… Y todo lo que hay en él (11)

 

12141061_470057859851735_7076146320700831405_o

 

Anotaciones y referencias:

(1) Frase de la canción de Booba Comme Les Autres. Bolloré es un conocido empresario francés.

(2) Contexto francés en el cual el salario mínimo es tres veces superior al español.

(3) De la canción L’Impertinent de Fabe.

(4) Del tema Tonton du bled del grupo 113.

(5) Oh La La de PNL

(6) Manifiesto Le Monde Ou Rien. Lo enlazo para contextualizarlo, no porque estemos de acuerdo con el mismo.

(7) J’vends de PNL

(8) Zyed y Bouna fueron dos chavales de 14 años de Clichy-sur-Bois que murieron electrificados huyendo de la policía, en 2005. En el otro extremo tenemos el caso de Rémy Fraisse, un estudiante que murió en manos de la policía en la ZAD del Testet. Dos casos de violencia policial donde las personas eran de orígenes sociales diferentes pero donde murieron en las mismas manos. De ahí el sentido de la frase.

(9) Le Monde Ou Rien de PNL

(10) Le Monde Ou Rien de PNL 

(11) Frase original de Tony Montana, reapropiada por PNL en varios temas, sin ir más lejos el título genérico de su álbum.

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s